fbpx
Seleccionar página

La contingencia sanitaria que hoy estamos viviendo a nivel global definitivamente ha representado una oportunidad ideal para que muchas empresas e iniciativas replanteen su misión y vean con distintos ojos su entorno. La pausa que ha traído consigo el COVID-19 igualmente ha impactado a la industria del coworking y los espacios flexibles de trabajo, que también han tenido tiempo establecer alianzas entre sí para reformular su papel como agentes de cambio y como plataformas de impulso al trabajo colaborativo. Así sucede al menos en Ciudad de México, en donde bajo la iniciativa #YotecuidoTúmecuidas, distintos espacios flexibles de trabajo (Centraal, Comunal, COW, Homework, Terminal 1, The Pool, Público y Revo 300, con el apoyo de COLATAM) se han unido para implementar medidas a favor de sus miembros, clientes y colaboradores, con el compromiso de priorizar la salud y el bienestar de todos y de mantener las fuentes de trabajo de las personas que colaboran en este sector.

Al respecto platicamos con Isaac Carreón, CEO y founder de COW, proyecto de espacios de trabajo y coworking establecido en Ciudad de México con cuatro ubicaciones (Roma, Cervantes, Revolución, Reforma y próximamente Juárez), especializado en albergar e impulsar a comunidades de emprendimiento con enfoque tecnológico. Isaac nos compartió más acerca de la iniciativa que nació en COW como respuesta a la contingencia y de las lecciones que ha aprendido y ahora pone en práctica tras estar ya por varios años involucrado en la industria del cowork.

¿Cómo surge la iniciativa #YotecuidoTúmecuidas y cuál es su objetivo principal?

Es un hashtag creado por el team de Operaciones de COW como parte de la estrategia de comunicación hacia nuestra comunidad, para crear conciencia y pedirles que se queden en casa: es una manera de cuidarse ellos, cuidarnos nosotros y cuidarnos todos. Hemos tomado esa base para alinear a más personas y fomentar la idea de que cuidándose a sí mismos, pueden cuidar a los demás. Las creativas son Adri Monares, Fati González y Danny Ríos.

¿De qué forma se da el acercamiento con otros espacios de cowork de la CDMX?

A partir del terremoto de S19 en la CDMX, COW perdió un inmueble y pidió ayuda a todos los espacios colaborativos de ese momento para cuidar y recibir a más de 500 personas que COW concentraba en esa ubicación. Fue ahí donde creamos relación con ellos, a partir de su ayuda en un momento crítico para nosotros y las empresas que comprenden nuestra comunidad. En este marzo que se agudizó el COVID-19 en nuestro país, sentí la necesidad de unificarnos a modo de comunidad con los dueños de otros coworkings para acercarnos más y ver cómo podemos colaborar para salir adelante de esta contingencia. Sin duda, todos los que estamos en esta alianza hemos compartido mesas de discusión, intercambiado y ideas y sí, hasta algunos clientes. El sol sale para todos y lo que quiero es que siga saliendo para todos los jugadores de esta industria por muchos años más.

1*qDmRsb3Wm9Rvio-hbZxbcQ

¿Tienen pensados algunos proyectos a corto plazo con esta iniciativa en pro del cowork en CDMX?

Sí, una vez superada la contingencia, debemos encontrar eficiencias y economías a escala que ayuden a que nuestros espacios sigan prosperando. Si bien no estamos todos los espacios de la CDMX, sí estamos los que nos conocemos, por lo que no dudo que en el camino se acerquen más espacios colaborativos. Cada espacio tiene algo que sumar, ejemplo: Centraal es quien concentra la relación con Google y su ecosistema en SFO que puede desbordar a otros espacios, Publi.co tiene un despacho de diseño de mobiliario que nos puede servir a todos los coworkings para comprar a un precio competitivo, Homework es un generador constante de comunidad e ideas muy creativas, Revo300 es nuestro canal para Colatam y acceso a más actores del ecosistema, The Pool es el pionero de esta industria, Comunal está llegando a México pero es el líder en Perú con más de 14 ubicaciones, Terminal 1 está desarrollando espacios en ubicaciones desconocidas para el resto y nos pueden retroalimentar sobre esas zonas para que no entremos en frío, y COW es el experto en tecnología y tiene acuerdos comerciales para brindar las mejores soluciones de internet de alta velocidad a sus clientes y por qué no, al resto de los espacios colaborativos. Y así se pueden generar una lista enorme de ideas donde podemos ayudarnos mutuamente para generar mayor valor cada uno con lo que es bueno.

¿Cuál ha sido el desafío más grande que COW ha tenido que enfrentar durante esta etapa?

El mayor reto es no detenernos, ni física ni mentalmente. Estamos por lanzar una nueva linea de negocio llamada COW Enterprise para empresas de 60, 80,100 y 120 personas en nuestros espacios más recientes (COW Juárez y COW Cervantes). Queremos recibir a todas las empresas que después de esta crisis se hayan cuestionado sus contratos inmobiliarios actuales y se hayan preguntado si realmente necesitan tantos metros cuadrados ociosos: deseamos que conozcan los beneficios de estar en un gran coworking que se encargue prácticamente de todo. Ese es nuestro reto actual y el más grande, dar a conocer todo lo que estamos haciendo en medio de una crisis y seguir avanzando a pesar del COVID19.

Y es que si hablamos de retos, Isaac sabe cómo sobreponerse a ellos. El proyecto COW comenzó en 2015, en un espacio de 200 m2 de la colonia Roma, en Ciudad de México. Para 2016, tan solo un año después de su creación y debido a la demanda de espacios, una nueva sede ubicada entre Insurgentes y Álvaro Obregón tuvo que ser inaugurada. Sin embargo, en septiembre de 2017 un intenso sismo de 7.1 grados golpeó la zona centro de México, dejando el inmueble sin posibilidades de habitarse. Isaac y su equipo tuvieron que solucionar a la brevedad posible, reubicando a sus miembros en otros espacios flexibles de la CDMX y buscando de qué forma COW seguiría de pie a pesar de contar con una sede menos.

 

En este sentido, Isaac nos comparte las lecciones que el sismo de 2017 le trajo a él y a todo su equipo de trabajo y cuáles de ellas está aplicando en la actual etapa de crisis:

* Anticiparnos a las cosas: buscamos y acordamos planes con nuestros clientes desde marzo.

* Flexibilidad: no hay un NO por parte de COW para nadie, pues hemos dialogado con cada empresa tratando de ser empáticos y buscando que estén bien para que en el futuro regresemos juntos a la normalidad.

* Pedir ayuda a nuestros socios de negocio: esta ayuda se traslada y es así como se crea una cadena de colaboración.

* Escuchar al equipo: el equipo es quien te saca adelante de las crisis, hoy más que nunca estamos más unidos. Una vez a la semana nos juntamos a jugar algo en linea, para reírnos y ver cómo estamos cada uno de nosotros desde nuestras casas.

Isaac, finalmente, casi a 5 años de la creación de COW, ¿cuál sigue siendo la principal motivación del proyecto?

La motivación la divido en 4 partes:

Motivación personal: tengo muchas ganas de demostrar lo que somos y podemos ser.

Motivación social: queremos generar muchísimo valor a las empresas que confían en nosotros.

Mis amig@s: ellos confían fuertemente en mí y en el equipo de COW. Tenemos mucha gente atrás de nosotros y queremos dejar huella tanto en ellos como en todos los que conforman nuestro entorno: es un enorme compromiso.

Mi novia y mi familia me apoyan incondicionalmente, pues saben que COW es un niñote adolescente que sigue madurando y tiene un potencial gigantesco, pero como todo adolescente, se sigue formando y adaptando.

Y así la iniciativa #YotecuidoTúmecuidas y todos los proyectos involucrados continuaremos, como lo comunicamos a principios de abril, haciendo todo lo posible para continuar impactando de manera positiva a las comunidades a las que servimos. Sabemos que estos difíciles momentos terminarán eventualmente y que hoy nos toca trabajar en conjunto para salir adelante: mañana veremos esta crisis como parte del pasado y seremos, juntos, más grandes y fuertes.