fbpx
Seleccionar página

El pasado 15 de abril celebramos el webinar Coworking post COVID-19: rediseñando el futuro de la industria hoy”, en el que distintas figuras de la industria del coworking y los espacios de trabajo flexible aportaron valiosas opiniones acerca del sector y los grandes cambios que ha experimentado debido a la contingencia por el COVID-19. Moderado por Juan José Gutiérrez, CEO y founder de Kowork y Country Manager en Chile de COLATAM, nuestro primer webinar contó con la grata participación de más de 400 personas conectadas simultáneamente, entre operadores de flex spaces, asociaciones regionales y nacionales de coworking, emprendedores y distintos colaboradores provenientes de Ecuador, Brasil, Colombia, México, Chile, Argentina, República Dominicana, Polonia, España, Puerto Rico, Bolivia, Estados Unidos, Romania, Uruguay, Alemania e Italia.

 

El primer participante fue nuestro colega Marc Navarro, coworking expert y consultor que desde Barcelona, España, inició compartiendo sus impresiones acerca del trabajo remoto y de cómo prácticamente todo el mundo en tan solo unos cuantos días se tuvo que adaptar a esa modalidad de colaboración. Sin embargo, a largo plazo, mencionó Marc, trabajar a distancia al cien por ciento no es una opción sostenible para muchas corporaciones, y aquí es donde entra el papel del espacio de trabajo flexible como una posible alternativa dentro de las nuevas medidas que seguramente las empresas adoptarán después de la crisis. Marc apuesta por un “[…] aumento del coworking previsible. Algunas empresas se han comenzado a dar cuenta que la gente de real estate tradicional no quiere prescindir del pago de sus rentas, son más inflexibles, así que tal vez empiecen a replantearse el escenario de no querer negociar directamente con un arrendador y se unan a un espacio de coworking”.

Marc hizo énfasis en la densidad de los espacios de trabajo: “la tendencia es que, por presión de mercado y con el afán de ofrecer un precio competitivo, las marcas han venido trabajando últimamente con densidades muy elevadas que probablemente no van a ser compatibles con el nuevo escenario post COVID-19, pues el distanciamiento social por el que hemos atravesado también se aplicará al momento de regresar a trabajar”. La recomendación es que cada operador haga cálculos de reestructuración de su densidad de acuerdo al layout de cada espacio y a las nuevas regulaciones que probablemente entrarán en vigor próximamente, además de ofrecer siempre a los clientes opciones que les dejen claro que hay flexibilidad para reacomodar sus puestos de trabajo de acuerdo a los metros cuadrados por usuario que deseen manejar de ahora en adelante.

Por otro lado, Michelle Arévalo-Carpenter, CEO y Co-Founder de IMPAQTO, iniciativa con cinco ubicaciones en Ecuador que apoya a agentes de cambio como emprendedores, freelancers, PYMES, y corporativos, habló de su labor como responsable de un emprendimiento comprometido con su comunidad en tiempos de crisis: “Nuestros espacios físicos son sólo una fracción de nuestra propuesta de valor, pues creemos también que el desarrollo de una comunidad virtual es esencial y por ello ofrecemos una variedad de webinars, contenidos digitales y cloudworking para nuestros miembros y comunidad en general”.

Michelle mencionó que los intercambios de servicios entre miembros del mismo espacio o incluso entre distintos coworkings son muy útiles en esta época, además de que estas relaciones de apoyo adquirirán valor en un futuro en el que no se tiene una certeza absoluta de la estabilidad de la industria: “Nosotros (refiriéndose a los espacios de coworking) somos los que tejemos la fibra de ese tejido social que permite conectar fondos de apoyo y recursos con gente y organizaciones y en este nuevo escenario en el que tenemos la oportunidad de reinventar las reglas del juego, ya no vamos a ser solamente espacios físicos sino centros de recuperación”.

En este sentido, es importante tener en cuenta que de ahora en adelante, cualquier crisis sanitaria similar a la que estamos atravesando (o incluso más letal) puede volver a aparecer, opinó Samir Amad, Vicepresidente de Ventas de Latinoamérica de International Workplace Group (IWG), firma con presencia actual en 22 países y más de 2.6 millones de clientes en todo el mundo. “Aunque ahora se tiene un conocimiento claro de la pandemia, lo cierto es que nadie la veía venir y nadie tenía protocolos a seguir para salvaguardar su integridad”, dijo Amad, después de narrar cómo los centros de IWG en China fueron impactados directamente por esta situación y cómo es que establecieron medidas sanitarias que hoy ya están empleando a nivel global (protocolo de limpieza sanitaria aplicada por profesionales en todos sus espacios cada 2 horas, tomando en cuenta el flujo de personas en cada ubicación).

 

Samir pronosticó que aunque la cantidad de dudas que tienen las empresas todavía es muy grande, el coworking y los espacios de trabajo flexible seguirán siendo opciones viables por temas de flexibilidad y contratos de corta duración. Sin embargo, los espacios ahora deberán garantizar también la salud y seguridad sanitaria de sus miembros, mediante medidas de desinfección constante que les brinden una sensación de bienestar y protección en su espacio de trabajo: “Una vez que la gente regrese a sus puestos de trabajo, nuestra meta debe ser asegurarle a nuestros miembros que su interacción profesional la pueden seguir llevando a cabo con total seguridad”.

Ya casi para finalizar, desde Colombia tuvimos también la valiosa participación de René Rojas, CEO y Founder deHubBOG, que inicialmente nos compartió que entre las medidas a nivel interno implementadas en su espacio de coworking (cerrado desde el pasado 18 de marzo) se encuentra una sociedad con el dueño del inmueble, con quien recientemente comparte gastos con el fin de aminorar pérdidas tanto para él como para el arrendatario.

René también habló acerca de que la segmentación de industrias y perfiles va a adquirir un nuevo sentido gracias al trabajo remoto. Esta situación, alertó René, debería ser considerada por la industria del coworking, pues ya se demostró que hay profesionistas que pueden trabajar sin desplazamiento alguno y de ahora en adelante mucha gente va a desear seguir trabajando así: la cercanía del sitio de vivienda al sitio de trabajo será esencial, lo que representa un oportunidad de gran interés y atención por parte de los espacios flexibles y coworkings.

 

Acerca de cómo deberían de concebirse los flex spaces a partir de ahora, René aportó que “el riesgo sanitario llegó para quedarse. Así como el 9/11 sentó precedentes en la seguridad en los aviones, esta pandemia ha hecho algo similar. Ahora nadie puede predecir dónde aparecerá el siguiente COVID, por lo que de ahora en adelante tenemos que vendernos como zonas seguras, sanas, con nuestros propios protocolos y con una posibilidad de reactivar la economía regional y nacional a partir de lo que ofrecemos y de nuestra labor diaria”.

También con colegas participando durante todo el encuentro de forma muy activa, haciendo preguntas a los speakers e interactuando con los demás viewers, podemos asegurar que nuestro webinar fue una actividad realmente disfrutable para todos los involucrados, pues significó la unión de toda una comunidad que está interesada en llevar las mejores prácticas a sus espacios, que quiere mejorar día a día y que tiene todas las ganas de superar esta crisis de la forma que mejor lo sabe hacer: trabajando colaborativamente.

¡Muchas gracias a nuestros speakers, moderador y a todos los participantes por haber sido partes de nuestro primer webinar! Mención especial a Juanjo y al staff de Kowork, que pusieron todo su empeño para que esta actividad pudiera ser llevada a cabo.

Si quieres ver de nueva cuenta el webinar, ve directo a este link.

¡Nos vemos muy pronto!